foto de Surtax
Surtax
foto de 'CATEDRALAZO' ECUATORIANO EN WIMBLEDON

'CATEDRALAZO' ECUATORIANO EN WIMBLEDON

09 DIC 2015

Por Kenny Castro González

El 16 de julio de 2000 el deporte ecuatoriano se llenó de gloria, el equipo Copa Davis de Ecuador derroto contra todo pronóstico a su par de Gran Bretaña en el mítico césped de Wimbledon, logrando así el ascenso al Grupo Mundial.

Esta victoria, que sorprendió al mundo deportivo, fue considerada en el país como el 'catedralazo', ya que se logró en la cancha 1 de Wimbledon, donde se juega el Grand Slam más tradicional del mundo.

Estuve en Londres transmitiendo en vivo a nivel radial y así lo escribí en la desaparecida web Ecuachallengers:

 

Ecuador logró el catedralazo al derrotar a Gran Bretaña en Wimbledon

Londres, Gran Bretaña, Jul 16 (Kenny Castro G.)- El equipo ecuatoriano de la Copa Davis escribió hoy una de las páginas más gloriosas en la historia del deporte nacional, al derrotar al equipo británico 3-2 en la serie de clasificación al Grupo Mundial de la Copa Davis. Este triunfo se logró en el mítico césped de Wimbledon y ante 11.000 espectadores.

Esta sin lugar a dudas, se la puede considerar una verdadera hazaña y ratifica así mismo que en el deporte nada está escrito hasta que no se juegue la última bola o el árbitro pite el final.

El héroe de la serie fue un adolescente de 17 años de edad, Giovanni Lapentti, quien demostró que tiene calidad y temple para pararse en una cancha y superar la adversidad, el joven ecuatoriano derrotó al local Arvind Parmar por 4-6, 3-6, 6-1, 6-3, 6-3, en dos horas veintiséis minutos de partido.

A primera hora Tin Henman había vencido sin ninguna objeción a Nicolás Lapentti 6-1, 6-4, 6-4, en dos horas cuatro minutos de juego, colocando la serie 2-2.

En el partido definitorio, Parmar partía como favorito, pues con 22 años de edad, con varios años en el circuito profesional y además jugando en césped, tenía todo a su favor, pero Giovanni Lapentti venía con la moral y confianza muy arriba después del triunfo de dobles de ayer.

Fue un partido atípico de césped, pues a pesar de los dos poseer un gran servicio (Parmar conectó 16 ases y Lapentti 15) no hacían saque y volea, sino que jugaban desde el fondo de la cancha.

A pesar de lograr una ventaja de 4-2 y 0-30 en el primer set, Lapentti no pudo mantener el ritmo del partido y poco a poco permitió la crecida del local que se llevó los dos primeros sets.

El tercero era el definitivo para el ecuatoriano, ya que si lo perdía, la serie quedaba terminada, sin embargo fue el momento en que sacó todo su arsenal de talento y temple para afrontar la difícil situación. Prácticamente lo arrolló con un 6-1.

En el cuarto inició sacando Parmar, pero Lapentti quebró en el tercer game y mantuvo la diferencia hasta el noveno en que volvió a quebrar.

El quinto era el que decidía todo, ahí empezaba otro partido, pues era el definitivo, el crucial, sin “tie break” y además era la gran oportunidad para cualquiera de los dos de pasar a la historia.

El público local apoyaba incesantemente a su jugador, cada cual mantuvo el servicio al inicio, era un juego de nervio, tratando de no cometer errores, más bien de asegurar la bola, pero en el octavo game, Lapentti  apretó y obtuvo el quiebre esperado: Un par de tiros ganadores  dejó mudo al público en Wimbledon, luego cuando sirvió para el partido, no le tembló la mano y lo cerró sin ningún problema.

La primera reacción del joven ecuatoriano fue alzar los brazos y caer de espaldas al césped, inmediatamente fue desaparecido de la vista, ya que le cayeron encima su hermano Nicolás, Luis Adrián Morejón, Raúl Viver y Andrés Intiriago, confundidos todos en un solo abrazo.

Lo que hizo este puñado de talentosos y valientes jugadores fue la verdad que una hazaña, ganar en césped, de visitante, ante el país que inventó el tenis y en el legendario Wimbledon, da todos los argumentos para considerarlo así. Similar a lo que en el fútbol hubiese sido ganarle a Brasil el partido de clasificación para un mundial en el Maracaná.

Ahora Ecuador, después de 14 años regresa al Grupo Mundial, donde sólo están los mejores 16 países del planeta. Que tal eh!!! Como se dice una raya más al tigre, pues el tenis ha sido, es y pienso que seguirá siendo el deporte que más gloria dé al Ecuador.

FOTO cortesía ITF